Vía Estasen al Calderer (Pedraforca)

No recuerdo exactamente la fecha, quizás hace dos años que estando en la cima del Calderer vi aparecer escaladores por la cara norte, traían con ellos ese tintineo que tanto me gusta así que enseguida captaron mi atención.   Miré a mi compañero y le dije que un día teníamos que aparecer por allí también, que era una manera muy bonita de hacer cima en ese pico.

El Calderer es uno de los picos secundarios del Pedraforca, que junto con el Pollegó Inferior, es de los menos concurridos.  La vía lleva el nombre del primero de cordada que inició esa primera ascensión por su cara norte un 30 de junio de 1928.  Cuatro intentos costó encontrar una vía de acceso factible.
Más de 80 años después de esa proeza para la época, allí andamos nosotros, enredando entre un laberinto de roca caliza aparentemente insalvable desde donde nos encontramos.  Es 11 de septiembre de 2009, no soy consciente del día que es hasta que no llegamos a la cima y veo ondear la bandera catalana.  Le digo a mi compañero:  te das cuenta de lo que hemos hecho??

Vamos con este croquis en la mano y sabiendo que hay marcas de pintura hasta la cima que te ayudan a descifrar la aproximación a la cumbre.

Este es más o menos el trazado de la vía.
No perdemos más tiempo y nos vamos en busca del acceso. Un sendero nos introduce en el bosque y unos metros más arriba un hito a la izquierda nos indica que hay que seguir subiendo fuertemente hasta que encontraremos marcado en la roca con pintura que hay que seguir hacia la derecha hasta ponernos debajo de una gran pirámide de roca. El inicio es más que evidente, además el nombre lo han escrito en mayúscula y pintura verde. Imposible no verlo.
Hay clavos diseminados por toda la vía y los tramos más complicados están muy bien protegidos. Usaremos una cuerda de 60 metros de 10.2, un par de friends mediano-pequeños, un friend mediano y lazos.
Antes de llegar al “Dit de Riambau”, hay que escalar este tramo, fácil pero muy desgastado (los gatos patinan).
Seguimos subiendo por terreno muy fácil hasta llegar a lo que dicen es el verdadero inicio de la vía, una horcada donde está lo que se conoce como Dit de Riambau.
Llegamos a la zona más difícil de la escalada, que más que difícil es impresionante.  Es un flanqueo (bastante bien equipado) que os llevará a lo que llaman “el jardí”.
Lo que se ve en la fotografía es lo fácil, luego hay que hacer una travesía de unos 20 metros aproximadamente donde tuve que estudiar con detenimiento donde poner las manos porque para los pies no hay nada…… adherencia.
A partir de aquí se terminan las dificultades reseñables, salvo más arriba unos metros de IV+ (hay varios clavos viejos en el paso más “liso”).
Una ascensión preciosa.

3 comentarios

  1. Féia dies que no pasava per aquest espai i avui he tornat a disfrutar de les imatges de les teves escalades i de tota l'explicació, pas a pas!!…Quines sensacions, m'imagino, que deus sentir!!…Ha de ser fantàstic!!…
    Gràcies per compartir-les, perquè jo mai podria fer-ho…quina por i quin vertigen!!
    M'ha agradat el títol que has posat al blog i la reflexió i l'ànim que transmets en la teva entrada "Descubrí que nací con alas"…
    Una abraçada.

  2. Una bona vía.. una bona escalada… de esas para
    "románticos"…

    felicitats… !!!!

    Una abraçada desde les muentanyes.. !!!

  3. HOLA JOANA, BEN RETROVADA, JO PER EL VERDET I ENCARA…JEJE

    SALUT
    JOAN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *