Clavijas de Cotatuero (Ordesa)

Recuerdo hace escasamente un año y medio o tal vez algo más, que estaba sentada muy cerca de la fabulosa cascada Cola de Caballo en el Circo de Soaso mirando como un buen número de montañeros subían y bajaban por un camino a mis ojos inexistente, cargados con unas mochilas enormes de las que colgaban numeros objetos, cachivaches que tiempo después yo misma cargaría sobre mis espaldas por esos montes de Dios.

Era la primera vez que estaba en ese parque y realmente me fascinaba ver como aquellas personas osaban desafiar las leyes de la gravedad por aquella pared a mi juicio, imposible. Para mí, estar allí sentada contemplando aquella escena era parecido a cuando me ponía delante del televisor a ver alguno de los programas de Al filo de lo imposible. Cuantas veces me había recreado soñando con aquellos alpinistas, escaladores de los lejanos ochomiles!! Notaba como mi corazón se encabritaba y experimentaba oleadas de una pasión desconocida hasta entonces al contemplar lo que pasaba delante de mis narices.

Quiso el destino que el verano pasado (Julio o Agosto, no lo recuerdo bien)tuviera la oportunidad de poder franquear uno de esos pasos verticales de la zona, pero no por las clavijas de Soaso no, sino las de Cotatuero: a lo grande!!

Recuerdo que el tercer día de estar por aquella tierra, en 2005, subimos por la senda que lleva a la base desde donde ya hay que empezar a trepar para llegar al inicio de las clavijas. Recuerdo que sentí mareo al estar en un lugar tan alto, tan abierto, tan estrecho y sin ningún tipo de barrera que te protegiera de una de esas caídas incompatibles con la vida. Aquel paisaje me abrumó sobremanera. Cómo son las cosas, que un año después ni aquel lugar me pareció tan elevado, ni tan exíguo, ni tan expuesto. En definitiva, eso son las apreciaciones que vamos haciendo conforme uno adquiere un poquito más de experiencia cada vez.

Al volver a casa intenté poner en orden mis desmadradas emociones, había vivido algo así como un shock. Rebusqué por la red intentando averiguar como era ese paso del que había leído vagamente alguna cosa. Descubrí fotografías espantosas las cuales iban acompañadas de relatos, que en aquel momento me parecieron pavorosos. Para una persona que todavía no ha echado mano a una piedra para progresar eso es algo que cuesta muchísimo trabajo de asimilar, porque una cosa tenía clara y es que sabía que algún día tenía que pasar por allí.

Pensé que una buena manera de saber si las alturas me permitirían hacer algo más que morirme de miedo en ese camino del demonio, sería probando antes en algún sitio lo más vertical posible y en unas condiciones similares, así que unas cuantas semanas previas a la kdd, nos acercamos a Broto, a la ferrata de Sorrosal. Sí que sirvió, ya lo creo que sirvió lo único, he de decir, que no fue capaz de eliminar la ansiedad que mi cerebro registró en aquel lugar un año antes. Fue tan intensa que varias veces estuve apunto de vomitar, mientras caminaba con mis otros compañeros me iba diciendo a mí misma que sí que podía, que claro que podía.

Se preguntará el lector que no me conozca o al que no le apasione este tipo de deporte que cual será la extraña razón que me empuja a realizar tareas provocadoras de ese estrés tan excesivo. Pues bien, le diré que no tengo la más mínima idea, y lo único que se, es que me siento VIVA, tanto como jamás hubiera pensado que alguna vez podría estarlo.

Dormimos en el cámping-refugio de Bujaruelo (lugar excelente en todos los sentidos) y por la mañana bien temprano partimos hacia la Pradera: Gabi, Isabel, Itxaso, Íñigo, Pablo, Zuriñe, Kepa, André (no se si he escrito correctamente su nombre), Marc, Carmina, Luis y Yo. Desde allí iniciamos el ascenso hacia la parte alta del Circo.

NOTA: Tengo un batiburrillo de fotografías archivadas, no todas las que he posteado son mías. Aquella jornada todos hicimos muchas fotos y todos nos las mandamos días después así que esto es una selección de las que creo más bonitas y las que supongo serán una buena representación gráfica del lugar. Alguna la he visto en el blog de Kepa así que deduzco que esas serán suyas. Si hay alguien que no quiere que las tenga publicadas que por favor me lo diga.

El lugar es sencillamente espectacular, de una belleza formidable. Quien lo conozca estoy segura que estará de acuerdo con ello.

Cada vez se oye más cerca el estruendo de la espectacular cascada de Cotatuero y cada vez noto más desasosiego en mi estómago.

Llega un momento en que ya hay que empezar a echar las manos, así que vayamos abriendo boca!!

Llegamos al inicio de las clavijas, una chimenea con bastantes buenos agarres (no estoy segura pero tal vez de unos 10 ó 15 metros)

Aquí aún mantengo la sonrisa, me lo estoy pasando bien

En esta fotografía se aprecia bastante bien la altura del inicio del paso y el que le sigue, ya horizontal.

A partir de aquí abróchense los cinturones y respiren hondo!!!!

Alargar el pie hasta la primera clavijas me costó lo mío, soy bajita y esos barrotes los colocó alguien mucho más alto, estoy segura. Sí que llegaba a ellos, el problema era que no podía alargar mi cuerpo con la suficiente seguridad como para alcanzarlos. Me ofusqué de tal modo que casi que me echo a llorar, mis ojos brillaban conteniendo lágrimas de ansiedad. Gabi me decía: Joana repira, respira hondo, es fácil, respira!!(a que parece que estaba de parto?). Mi cerebro luchaba por hacerme ver que aquel no era lugar para personas pero, me salí con la mía y lo mejor de todo: me gustó, Dios, y como me gustó!!!! Vencida mi primera barrera psicológica.

Esperando su turno

 

Aquí se ve perfectamente la inmensidad de todo los que nos rodea si tomamos como referencia lo pequeñitos que nos vemos nosotros

Una vez superadas lo que hay arriba es incríble.

El suelo tapizado con lirios azules pirenaicos, jamás había visto tantos!!!

También habían numerosos Edelweiss

Seguimos subiendo. Mi cara mucho más relajada

Y cuando parece que ya no habrá nada que pueda sorprenderte descubres que te has equivocado. Me emocioné al ver la Brecha de Roldán, siempre la había visto en fotografías y aunque estaba lejos me estremeció.

Volvimos por la Faja de las flores y bajamos por el Circo de Carriata, no por las clavijas sino por la fajeta. Eso lo documentaré otro día ya que ese lugar merece un espacio propio.

Y ya de vuelta, con los ojos repletos de admirar tanta riqueza tropecé con esta divina joya. Era la primera vez que la veía y de momento ha sido la única.

Lilium Martagon (azucena silvestre)

Me ha resultado difícil no extenderme con esta entrada, en el archivo se quedaron guardadas cientos de fotografías de aquel día. De todas formas imagino que servirá para solaz y entretenimiento del ya conocedor del entorno y como referencia para quien algún día se atreva como yo, a experimentar otra dimensión de la montaña.

NOTA: Las clavijas están equipadas con un cable de acero al cual podemos asegurarnos para evitar accidentes. El primer tramo vertical no tiene cable pero como ya comenté tiene muy buenos agarres. El paso técnicamente no es en absoluto complicado pero será difícil para aquellas personas con miedo a las alturas o padecedoras de vértigo.

19 comentarios

  1. Madre mia JOanaaa!!!1
    Me he enamorado de ver tan bello paraje…. y yo no he ido todavia!!!
    ufff.. es que Ordesa me trae malos recuerdos… pero lo haremos..es como el miedo al vacio, que poco a poco lo vamos perdiendo. POco a poco tendre que veencer a los fantasmas!
    un saludo!
    pd.. me encanta la foto de los Edelweis…!!! yo todavia no me encontrado ninguno…
    un beseteeee

  2. cuando repetimos??? que bien em lo pasé ese día!!!!

    Petonets

  3. Este verano quiero volver por allí otra vez, bueno este verano o cuando la zona lo permita. Si es antes, pues antes!!!

    Quiero ver que siento esta vez.

    Slant: tu te vienes con nosotros, ok?? ;)))

  4. Ordesianos, que sois unos ordesianos

  5. Quiero ir ahí YA!!!!

    Fotos preciosas, creo que de este verano no va a pasar 😛

  6. Yo creo que jamás podre pasar por ese lugar,tengo una terrible aprensión al vacio y vértigo, asi que tendre que conformarme con las fotos de los demás…he de confesar que estuvimos a los pies de las clavijas y me eche atrás…es superior a mi, ese vacio tan grande alla abajo!!!!!!!

  7. fotos preciosas y una historia genial…
    que envidia!!!!

    m ela apunto, o si puedo, me apunto con vosotros a la próxima!!
    bueno, yo y mi chica!!

  8. Joanna, REALMENT ESPECTECUUUUULAR.
    unes fotos molt ben fetes

    salut

    joan

  9. Ordesa, sempre es espectacular!!! mai et canses de visitar-la, Jo vaig pujar per les clavijas de Cotatuero, i baixar per les de Carriata, i realment l´entorn, la ruta, els colors….son increibles….
    Preciós. ( que cursi, no?)

  10. Gens cursi, Yeti, jajajajaja. Tot alló fa perdre el mon de vista, oi que sí???

  11. Joana!! no sabes lo identificada que me siento con esta historia. Yo también probé primero Cotatuero antes que Soaso y lo curioso es que yo pasé ese mismo día por las clavijas, calculo que un par de horas después que vosotros, por lo que me contó Kepa. Las fotografías son espectaculares y aún hoy se me ponen los pelos de punta al verlas. Yo no tengo casi fotos de ese momento porque guardé la cámara para concentrarme al máximo. Espero tu relato de la Fajeta, porque yo también bajé por ella, sin duda un día lleno de emociones :oD.
    Saludines!

  12. Que te voy a decir yO? ajjajaj Que te ha quedado un reportaje de las clavijas estupendo y perfecto.

    Yo antes de pasar por estas ,ya habia pasado por las se Soaso y habia bajado las de carriata ( que tampoco tienen desperdicio y mas si las haces de bajada que lo unico que se ve es el precipicio!!!un pasote!)

    Las de cotatuero me parecieron increibles ,a medida que ibamos cojiendo altura, el sendero se iba terminando con la cual cosa ,aparecieron las clavijas …Todo este camino con un gusanillo en el estomago que es demasiao”’ !!! sensaciones que no cambio por nada!!

    Ahora cuando llege el buen tiempo pienso repetir del tiron…

    aixxxx quines ganes!

    un besote !

    pd: nos vemos en Sarradets, no?? ajjaa ya se azercan los dias ….

  13. Fotos simplemente espectaculares. Y tu relato nos mete de lleno en lo que sentiste en un lugar así. Yo también vi hace años a la gente por allí arriba sentado en la zona de la cola de caballo. Tengo unas ganas de subir allí ahora…..

    Saludos!!!

  14. Joana,
    Se me ocurren muchas cosas, pero seré breve.
    Las fotos y el relato, magnificos.
    El lugar, de impresión. Estuve el año pasado, pero haciendo el camino en sentido inveso (veníamos de Góriz). Además había llovido, así que las clavijas resbalaban. Ni te cuento. Y para más inri no nos aseguramos. (Vosotros hicisteis muy bien en aseguraros. El patio es de aúpa.)
    La parte alta del circo es una preciosidad. Y las cascadas siempre me impresionan.
    En fin, un lugar de ensueño.
    Saludotes.

  15. Impresionantes las fotos de el paso horizontal de las clavijas, pero las que más impresionan quizás son las hechas desde arriba, ¿quién las hizo?¿desde dónde?¿se puede acceder rápidamente?
    Un saludo y enhorabuena

  16. Angel, las fotos que comentas creo que las hizo André desde la parte superior de las clavijas, aunque no se decirte la ubicación exacta. El circo de Cotatuero es un balcón así que imagino que conforme subes si te diriges hacia la izquierda se debe tener esa prespectiva de ellas.

    Si mi compañero finalmente tiene fiesta posiblemente volvamos a subir por ellas este finde e intentaré hacer yo misma esas fotos, ya te contaré ;)))

  17. Tengo que volver a dejar otro post.

    Vamos el proximo fin de semana a subir por Cotatuero y no salgo de mi asombro por lo de las clavijas… ¡¡¡dios!!!! Por ahí voy a ir yo.

  18. Espectacular pero no sabia que estaba equipado con cable de vida. Ah .. he linkado esta salida con mi buscador de ferratas. gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *