Pic Soum Couy

Pic Soum Couy (2315m)

El Pic Soum Couy, situado en territorio francés, tiene varios accesos:  desde el collado de Ernaz (col de San Martín), desde la estación de esquí Arette-la Pierre St.Martín o desde el refugio de L’Abeourat en Lescun.  Sin duda, éste último es el más recomendable por su espectacular belleza y por contar con una gran variedad de contrastes paisajísticos, que podemos admirar mientras nos acercamos a su cumbre.

Hemos pasado la noche en el párquing que hay poco antes de llegar al refugio de L’Aberouat del encantador pueblo de Lescun (Francia).  Partimos envueltos en una espesa niebla siguiendo las marcas del GR 10 que nos adentran en el bellísimo bosque de Braca d’Azuns, el cual está tupido de abetos, hayas, alfombras de hojas rojas y un verdísimo musgo que cubre las rocas que lo salpican.  El bosque, de unos 3 km aproximadamente, es una auténtica delicia para los sentidos.  Poco a poco la niebla se va disipando y el bosque abriéndose.  Se empiezan a entrever los contrafuertes que tenemos a la derecha, les Orgues de Camplong que van formando un singular circo junto con el pico de Countendé y el de Soum Couy.

Refugio de L'Aberouat

bosque de Braca d'Azuns

bosque de Braca d'Azuns

De momento, el desnivel es suave hasta que llegamos a la cabaña Cap de la Baitch, donde nos recibe un cordial perro pastor, un simpático burrito, pollos que corren arriba y abajo, vacas y caballos.  Dos jóvenes se encargan del lugar (cuando es la época) a los cuales podemos comprar queso.  También hay una fuente donde repostar un agua fresquísima.  La excursión bien podría finalizarse allí mismo, es un rincón que invita a retozar plácidamente, sin prisa alguna, dónde el tiempo parece haberse detenido.  Pero nuestro objetivo lo tenemos unos metros más arriba y todavía nos queda un buen trecho que recorrer.

Countende

Soum Couy

cabaña Cap de la Baitch

Después de refrescarnos a gusto, retomamos la marcha dirección al Col des Anies, itinerario común para ascender al Pic d’Anie (Auñamendi), donde parece dirigirse todo el mundo hoy.  Una vez en el collado, cogemos el sendero que sigue ascendiendo al norte para encarar la subida por la cara oeste del Soum Couy.  La senda se empina bastante y no resulta cómoda debido a la gran cantidad de piedra suelta que hay por todas partes.  Si nos damos la vuelta, tenemos al espectacular Auñamendi (Anie) ante nosotros, una vista sobrecogedora en un mar pétreo y cuyo acceso parece inexpugnable, sin embargo, cuando afinamos la vista, vemos diminutos puntitos multicolores atacarlo por varios flancos.  En la cima parece que se celebre algún tipo de fiesta, contamos así por encima, más de una treintena de personas en ese momento.  Nosotros, como casi siempre, eligiendo las más solitarias.

Auñamendi (Anie)

Soum Couy

Soum Couy

Pese a las duras condiciones la vegetación sobrevive tiñendo de color el desierto de piedras que tenemos ante nosotros.

Gentiana acaulis
Gentiana acaulis
Cardo
Cardo

Auñamendi (Anie)

Hemos almorzado un poco para coger fuerzas y poder continuar con lo que nos espera.  Con mucho cuidado, vamos subiendo por el evidente camino que nos lleva a echar las manos en algún momento para superar una pequeña canal fácil pero incómoda.  Una vez superada, no está tan empinado y parece que nos da una tregua.  Paramos un rato a pensar que acceso vamos a tomar para llegar a la cima, si por el normal y marcado con hitos que asciende por el lado oeste, o por la faja donde está la gruta y que, una vez encontrado el punto de acceso, sube desde el sur por una arista fácil pero bastante descompuesta hasta su cumbre.  Nos gusta explorar por lo que nos decantamos por esta última opción.

Soum Couy

Soum Couy

Soum Couy

Soum Couy

Soum Couy

Soum Couy

Soum Couy

Soum Couy

Soum Couy

Soumcouy

No estamos solos, un pequeño grupo de personas admira las espectaculares vistas que hay desde esta modesta cima.  Es un lugar privilegiado para poder observar lo que nos rodea, que no es poco.  Buena parte del paisaje lo cubre un bonito mar de nubes del que asoman algunas cimas más pequeñas a modo de espina dorsal que recuerda a algún animal prehistórico.  Nos tomamos más tiempo del habitual para perderlo tranquilamente allí arriba.  Hace un día y una temperatura estupendos para tal fin.

La vuelta la haremos hacia el norte, cerca de los cortados y sin perder demasiada altitud, en busca de un paso que nos dejará de nuevo en el GR10 que viene desde la estación de esquí de Arette – La Pierre de St.Martin.  Tenemos localizada una canal por la que poder bajar sin tener que ir a buscar el otro punto de descenso, que nos hubiese obligado a bajar por la ahora descarnada y no muy bonita pista de esquí, que lleva hasta otro acceso conocido como “Pas de l’Osque”.  La canal, a simple vista, no parece accesible pero lo es.  Bajamos unos metros hasta llegar a una olla de karts por la que ascendemos, descendemos, volvemos a ascender y luego bordeamos por la derecha hasta asormarnos a la ventana por la que bajaremos con cuidado pues el terreno, siguiendo con la tónica del lugar, está cubierto con bastante piedra suelta.  Desde ese borde vemos perfectamente el sendero del GR10 que tenemos que coger hasta subir al Pas d’Azuns que nos llevará de nuevo a la cabaña Cap de la Baitch pasando bajo la falda de les Tourelles.  Ahora ya sólo queda desandar lo andado por el mágico bosque de la Braca d’Azuns hasta llegar al punto de inicio en el refugio.

Corona de Rey
Corona de Rey

Soum Couy

Soum Couy

Soum Couy

Soum Couy

Soum Couy

Soum Couy

Les Tourelles

Soum Couy

Ditancia:  16km aprox.

Desnivel:  1000m positivos aprox.

Track:  http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=10216932

Recomendable realizarlo con buen tiempo asegurado.  Sin gps y con la niebla cubriéndolo todo es una trampa de la que puede resultar imposible escapar.

4 comentarios

  1. La foto de la Gentiana, o la del cardo, aislados entre la inhóspita roca, muestran un ejemplo de alto contraste de entropía. Los fragmentos de roca sueltos, producto de una larga erosión, expresan claramente el desorden entrópico, el producto de la acción estadística, tras mucho tiempo, de las leyes naturales físico-matemáticas, que van formando esas pedrizas. Y las bellas flores expresan claramente su contrario; la forma más baja, en ese entorno fijo, de entropía. Dos extremos juntos y en bella harmonía que nos ofrece el monte y que a veces ni miramos, ni vemos, ni entendemos.

    • Ciertamente llaman muchísimo la atención en un entorno así. Los colores son 100 veces más vivos. Muy extremo. Un saludo.

  2. Tremenda ruta que queda apunta. En las fotos que pongo en mi página intento captar momentos como los que pones tú. Son muy de mi agrado. Un saludo.

    • Hola Dani!

      Cualquier ruta desde Lescún es espectacular, te animo a que visites el valle si es que aún no lo conoces. En breve estará increíble, el otoño en esos parajes se vuelve algo mágico. Es precioso!!!

      Por cierto, en nuestra última visita, hará unos 15 días aproximadamente, encontramos huellas de oso en varios árboles!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *