Monte Perdido (3355m)

Debían ser sobre las 18.30 de una calurosa tarde de Agosto de 2005 cuando llegamos al Balcón de Pineta. En la mochila solo había una botella de agua, un mapa que no sabíamos leer y restos de comida. También llevaba un flamante bastón telescópico con el que me ayudé para superar el tremendo desnivel que hay desde la zona de acampada hasta allí arriba.

Según las reseñas que acompañaban al mapa, desde esa ubicación las vistas eran soberbias hacia el Valle de Pineta y sobretodo las del Monte Perdido y su Glaciar. Que poco me imaginaba yo encontrarme con esos dos colosos ahí, en mis narices!!! Cansada como iba, asustada porque pensaba en que había que regresar por el mismo camino tortuoso y no teníamos mucho tiempo de luz, que hacía poco más de una hora, mientras subíamos, que nos habíamos encontrado a un muchacho con las botas destrozadas y los pies envueltos en vendas. Dios mio!!!!! pensé; pero en dónde nos hemos metido???. Con el tiempo descubres que uno no puede hacer según que con unas botas rotas, pero en esos momentos me acobardé, me sentí pequeña en un escenario enorme.

Mi compañero me animó diciéndome que ya estábamos arriba, que nos faltaba un pequeño empujoncito para llegar al final del camino que habíamos elegido ese día. Al levantar la cabeza y ver todo aquello tan cerca me emocioné muchísimo, se me inundaron los ojos de lágrimas y por pudor me las tragué, no quise que nadie viera en mí una debilidad semejante: cómo es posible echarse a llorar por eso? pensé hacia mis adentros. No estaba viendo una película triste, ni me estaban dando una mala noticia, solamente me había dejado impresionar por un paisaje, un bello e inmenso paisaje. Encontramos una cruz con una inscripción de unos montañeros que habían perdido la vida intentando la norte de aquella descomunal mole. Para mis oídos el nombre Monte Perdido era en aquellos momentos como oír Everest, os lo juro. Era la primera vez que veía un monte así tan cerca y que oía que realmente alguien había muerto intentando escalarlo y que además no pertenecía a ninguna expedición de las que me gustaba ver por la tele.

Para que os hagáis una idea de mi ingenuidad y desconocimiento sobre el mundo de las montañas (no puedo evitar sonreír mientras estoy escribiendo esto) diré que cuando leí la reseña de la ascensión al Monte Perdido, esa misma mañana, vi que una de las recomendaciones para subir por la vía normal era que había que ser conocedor de las técnicas de autodetención y que esas técnicas eran imprescindibles. Pues bien, no hacía más que darle vueltas a lo que podría significar eso: “técnicas de autodetención”. De camino a casa, después de la aventura, se me encendió la bombilla y le dije a mi compañero: “ya se lo que quieren decir esas técnicas!!! Que hay que tener un coco extraordinario para autodetenerse, para renunciar a la cima, para no seguir y perder la vida en el intento” Bueno, ni imaginarme que uno podía hacer eso con un piolet.

Ahora ya os podéis hacer mejor una idea de mi simpleza e inocencia, al menos en aquellos momentos. Volviendo al coche y haciéndose de noche por momentos dimos alcance al muchacho con las botas rotas. Iba acompañado de dos chicas muy simpáticas y enseguida entablamos conversación. Les pregunté si sabían si era posible subir al Monte Perdido pero por otro sitio que no fuera el que acabábamos de ver. En esos momentos desconocía que habían otros caminos y que aquella era la cara norte. Ni idea, no teníamos ni idea. Solo habíamos ido allí para hacer senderismo y punto.

Nos dijeron que no estaban muy seguros pero que por el otro lado había un camino algo más sencillo pero muy peligroso y en el que también habían muerto muchos montañeros, que allí solo debían subir unos cuantos y sobretodo que quien lo hacía iba muy preparado. Oír aquellas palabras para mi era lo mismo que oír a Sebastián Álvaro en el programa de Al filo, era como escuchar un documental. Si el camino hacia el Balcón me pareció fuera de serie no quería yo imaginar lo que supondría coronar la cumbre de un monte semejante. Mientras bajábamos de allí me hacía la firme promesa de que tenía que mejorar, tenía que aprender, yo quería volver a sentir esa emoción tan intensa que sustituyó al miedo, esa emoción que era capaz de arrancarme las lágrimas sin yo quererlo.

14 de Julio de 2007. Estamos yendo a Torla. Cogemos el autobús que nos llevará a la Pradera y de allí subiremos a Góriz. El domingo subiremos al Monte Perdido. Ya han pasado dos años!!!!
Para distraer mis pensamientos me dedico a buscar flores para fotografiarlas. Estoy algo nerviosa, quizás más que nerviosa emocionada porque se me ha metido en la cabeza que quiero subir.

No es la primera vez que lo intentamos. La primera fue el año pasado en agosto, pero una vez en el lago helado la decisión unánime fue hacer el Cilindro de Marboré. Este año habíamos puesto fecha: el 24 de junio, pero unas nubes muy negras hicieron que desistiéramos. Pensamos en volver a la semana siguiente y la méteo parecía decirnos que no, que tampoco ese finde. Luego resultó que hizo buen tiempo, son cosas que pasan!! Bueno, pues iremos el primer fin de semana que haga sol. Y así fué.

Al llegar a los alrededores del refugio de Góriz colocamos las esterillas y los sacos para prepararnos a pasar allí la noche, al raso. Mientras cenábamos vimos los últimos rayos del sol esconderse detrás de Gabietos, se apagaron las nubes y antes de que la noche se cerrara del todo nos dormimos en la alfombra verde, que era nuestro colchón, repleta de florecillas. Una suave brisa rozaba mi cara, sonriente, mientras mi mente soñaba. Rodeada por mis montañas y arropada por millones de estrellas pasé la noche más feliz de mi vida esperando cumplir una promesa, deseando realizar mi quimera.

 

Por la mañana temprano iniciamos la marcha. Superar el primer escalón se me hace muy duro, mis músculos aún están dormidos y hasta llegar a la ciudad de piedra que no se desperezan. Estoy tranquila y mi respiración es acompasada, hace aire pero no tengo frío. Miro una vez y otra, y otra, y otra, hacia arriba.

Llegamos al lago helado y allí el sol acarició mi rostro, mi alma se llenó de amor y ya no tuve desasosiego. La montaña me llamaba y me prometía bendiciones. Me rendí a ella y para ella.

 

Sentí cada paso que di mientras ascendía. Mis pies se clavaban firmes en la derecha pala que llevaba a su cumbre. Me sacaron de mis pensamientos unas voces: “venga, que ya os queda muy poquito!!!!!!”, habíamos llegado a la altura del collado. Me paré y fuí consciente de donde estaba, sentí una pena inmensa, un dolor en lo más profundo de mi corazón porque mi sueño ya se estaba acabando.

 

 

Como el amante que ama despacio para que nunca termine el placer que siente, porque el amor es egoísta. El amante regala placer para henchir su vida de la complacencia del compañero. Así amaba yo a mi montaña mientras llegaba a su fin.

Allí de pie, se me partió el corazón en mil pedacitos chicos. Y mis lloros no me dieron consuelo. Y tuvimos que irnos. Me llevé conmigo una alegría inmensa del logro conseguido, un recuerdo que guardaré para siempre. La felicidad del objetivo alcanzado, el placer de obtener con esfuerzo lo que cuesta.

Y tuvimos que irnos.

Y en mi recuerdo me llevé para siempre lo que contempla mi montaña tan altiva, vigilante, amorosa.

“Puede haber imagen más hermosa?
Puede haber montaña más soberbia?
Perdidos mis ojos en tu cumbre, perdido mi sentido entre tus nieves.
Monte Perdido, para mí el monte más bonito.”

19 comentarios

  1. No lloré en su cima, si he llorado al recordar viendo tus fotos y leer tu relato.
    Que nos da esa montaña…..

    Teresa

  2. bien…….. imágenes para el recuerdo.

    las orquideas preciosassssssss…

    salut

    joan

  3. No sabes cuántas ganas tenía de leer este relato. Compartimos cierta fijación por esta montaña y me has dejado sin palabras. Enhorabuena a los dos por la cima y a ti por reflejar tan bien el maremagnum de sentimientos que se desatan por ahí arriba. Me has emocionado, Joana. Que disfrutes el dulce, a mi me duró semanas y tus palabras no han hecho otra cosa que despertarme las ganas de volver allí.

  4. Menuda progresión Mirandinha,

    leyendo…. al fin y al cabo no fueron tantos intentos… jajajaja

    Petonets

  5. joana suerte que es gratis soñar y que es algo que ni el dinero ni la sociedad nos podran quitar,cuando un sueño es conseguido rapidamente es sustituido por otro,es algo inebitable.
    espero que esas lagrimas derramadas en la cima se fusionaran y se convirtieran en parte de la cima del perdido.
    me ha gustado mucho la frase”Como el amante que ama despacio para que nunca termine el placer que siente, porque el amor es egoísta. El amante regala placer para henchir su vida de la complacencia del compañero” con tu permiso me la guardo en mi corazon.
    PD:me dolio mucho al final no poder acompañaros en esa anscension pero yo tambien me quite ese dia una espinita y un sueño por soñar el cual se unio en las cimas con los vuestros,que sigamos soñando.salud&salu2

  6. Enhorabona! Espero progresar tan ràpid i bé com ho has fet tu!
    SaluT!

  7. Por fin lo has conseguido Joanna!! Impresionantes las fotos y tu relato. Han hecho que estuviese literalmente alli con vosotros viviendo esa experencia mientras lo leia y admiraba las fotos. Una maravilla. Antes tenia ganas de hacerlo, ahora me muero por subir!!! Felicidades!!!!

  8. Veo que he conseguido trasmitir al menos una parte de la emoción de sentí por ahí arriba ;-)))

    Igertu: es cierto, no hemos hecho muchos intentos lo que pasa es que tenía una fijación por ese monte. Me atraía y me sigue atrayendo de una manera especial. Es lo que significa para mí el no saber que se podía subir a un monte (como aquel que dice)y verme ahora. Ha sido un objetivo, algo que me propuse: evolucionar como montañera y darme un pequeño premio con el Perdido. No se si me explico, es un poco difícil. Yo admiro muchísimo a los alpinistas y poquito a poquito me esoy convirtiendo en algo que admiro, es sentir orgullo por algo que he hecho. Estoy muy muy orgullosa de mí misma y eso me ha costado muchos años sentirlo, por diversas cosas que han pasado en mi vida, no he sentido esa satisfacción hasta ahora.

  9. bonito bonito y bellas palabras.

  10. Me hubiera encantando haber podido compartir ese momento con vosotros.
    Ibamos en busca del mismo sueño.
    Tus palabras me han emocionado mucho , yo sentí algo igual.( ya te explique se me saltaron las lagrimas antes de llegar a la cima )

    Me dio muchisima alegria haber cumplido mi pequeño sueño,pero al mismo tiempo pena porque se me esfumaba a medida que lo iba cumpliendo.

    Para mi fue muy especial y lo que es especial es imposible de olvidar.

    un beso

  11. Enhorabuena!!!!!!!!!!!!
    Celebro tu logro asi como que te sientas orgullosa de ti misma.

    Espero conseguir ambas cosas algun dia.

  12. ya te lo he dicho antes pero ENHORABUENA!!!!!

  13. Enhorabuena, no nada mejor en esta vida que cumplir tus sueños y superarte poco a poco. Sin duda te ganaste la cumbre.

    Gracias por el relato y las fotos, es como si hubiera estado alli, nos has hecho vivirlo.

    Saludos!!!

  14. Enhorabuena!!!! No suelo hacer comentarios de los relatos que leo pero es que has conseguido con creces transmitirnos esas emociones que pudistes vivir en tu sueño hecho realidad :D.
    No hay experiencia más bonita y placentera que vivir esas montañas tan míticas que tenemos cada uno, en tu caso fue el Monte Perdido y en mi caso fue el Mont Blanc. Estaba leyendo tu relato y es que estabas haciendo que viviera de nuevo todos las emociones que yo misma sentí en la ascensión al Mont Blanc hace nueve años y que si no pasa nada me gustaría repetir la misma sensación el próximo año en compañía de mi “compañero”, ya que es lo más bonito en el mundo sentir algo como lo que sentí en su momento o como lo tuyo y sentirte al mismo tiempo orgullosisima de lo realizado y poder contagiarlo.
    Como muy bien dice mi “compañero” gracias por el relato y las fotos, es como si hubiera estado alli.
    Saludos!!

  15. Una historia llena de pasión… lo he disfrutado mucho. Que bueno que lo intentaras por segunda vez y que la primera tuvieras el valor de saber cuando detenerte… sabias dediciones…
    Por las fotografías estupendas también…
    Felicidades por todo, por las decisiones, las fotos, el recuerdo, y por sobre todo el logro!!

  16. Como veo que amas la naturaleza, te invito a que conozcas el Parque Natural de la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas, es el mayor espacio protegido de España y el segundo de Europa con 214.300 Has. Situado al este y nordeste de la provincia de Jaén. Está declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO.
    Estoy realizando un blog sobre Cazorla y su sierra y deseo compartirlo con todos vosotros.

    La dirección es la siguiente:

    http://panoramicacazorlense.blogspot.com/

    Dejar en ella todos los comentarios que queráis.
    Espero que os guste y la disfrutéis.

    Un saludo.

    Abraham

  17. Por donde para ud. todavía..????

    De fiestuqui por esas montañas de Dios.??? :-)))

    Un abrazo lleno de más montañas…

  18. Mi preferido, ya lo sabes.

    La foto de Luís en la arista nevada se sale y la cara tuya mirando hacia la pala final es de postal, para atraer al turismo a Torla y alrededores te podrían coger de imagen promocional.

    Todos tenemos nuestro momento estelar en el Perdido.

  19. joana, me has dejado impresionada por tu pasión por la montaña… Es la sensación que tanto he anhelado yo durante este tiempo. Siento que hasta ahora no he hecho grandes ascensos, sólo senderismo. Siento que ahora que la relación con mi marido ha finalizado, tengo la oportunidad, la libertad de disfrutar de mis tan anheladas montañas.

    Joana, nos vemos pronto.

    Ester (la de la escalada)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *