El Parrissal

El Parrisal (Parrizal) es como se conoce al alto valle que baña el río Matarraña que riega la comarca turolense con el mismo nombre.

El recorrido de esta excursión, que hicimos a finales de mayo, sigue el curso de este torrente hasta llegar a su cabecera y allí es donde encontraremos el desfiladero más espectacular de todo el mazico de Els Ports, los estrechos del Parrizal.
Para acceder a esta zona tan singular deberemos llegar hasta el pueblo de Beseit (Beceite), comarca de Matarraña en Teruel.
Por el camino vamos apreciando las famosas “Gúbies”. Las gúbias son paredes rocosas casi verticales en donde el río se ha ido encajonando. Estos muros pétreos muestran en su parte superior agujas irregulares que se elevan y destacan sobre el paisaje.

Desde la misma población de Beceite cogeremos una pista de tierra de unos 6 kilómetros aproximadamente que nos llevará hasta un área de picnic. Aquí dejaremos el coche y seguiremos a pie por el salvaje y abrupto camino el cual se abre paso entre esa fantástica garganta.
Nada más empezar encontramos la primera de una sucesión de hermosas pozas. Para evitar tener que mojarnos los pies se han habilitado unas pasarelas con troncos facilitando de este modo el paso a través de ellas.

El lugar es de una gran belleza merecedora de ser contemplada pausadamente, sin ninguna prisa.

DSCN3629

El sendero, bastante bien marcado, va siguiendo por el margen del río hasta que llega un momento en que desaparece bajo un caos de bloques el cual deberemos franquear para seguir nuestro camino.

Finalmente llegaremos a lo que se conoce con el nombre de los estrechos del Parrizal. A partir de aquí si queremos continuar tendremos que hacerlo a nado.
Es un lugar extraordinario.

Más tarde subiremos más arriba del collado de la Balanguera para contemplar toda la zona desde la parte alta. Llegamos hasta la roca Morera d’Arany la cual parece una ventana abierta al Parrizal.

Desde aquí el paisaje nos llena los ojos, nos desborda los sentidos.

Entre esas masas de pinar, tejos, encinas, serbales y otras vegetaciones, entre esos riscos y moles calcáreas que visten las escarpadas laderas de este territorio aún desconocido para mi, se queda un trocito de mi corazón para siempre.

8 comentarios

  1. un sitio precioso Joana! me a gustado el relato y por supuesto las fotografias…

    Para que veamos, que teruel si que existe !!Precioso!!

    saludos

  2. El Matarraña, no i he estat mai,

    fantastiques fotografies.

    salut joan

  3. Vengo siguiendo el enlace que me pusiste en el comentario.

    Un rincon precioso, vistas desde zonas altas, barranco con el paso por el puente de madera, formas espectaculares en la roca…

    Nos pilla un poco mas lejos, pero creo que valdra la pena el viaje.

    Saludos.

  4. Encantador lugar, como sé que habrá una próxima te invito a que nades o que subas por el pas de Romeret y puestos a sugerir una noche de primavera en el en la font del Teix te tansportará a meidante mil ruidos a la dimensión de la noche. Preciso lugar que ha robado muchas almas (incluída la mia).
    Gracias por tus fotos.

  5. joooooooo que chulo y que ganas de meterse a ese rio 😉 jejejeje ya sabes por que lo digo jejejejej.

    No habia oido hablar de esa zona nunca.

  6. Que color azul mas bonito del agua.Se parece mucho a la zona de Sant Aniol d´Aguja,en Girona.

  7. A veure si el proper estiu podem apropar-nos per la zona i fem un banyet després de passejar per la zona.

  8. Hola,
    Hace unos añitos subimos las Gúbies, era veranito y nos llevamos una colchoneta inchable para poder pasar todas las pozas sin que se mojasen las mochilas y la ropa, una gozada y el agua estaba congelada. Una excursión muy xula!!!
    Has estado por los Estrets d’Arnes, también muy xulos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *