Carnaval de Ituren

Martes, 29 de Enero de 2013

Este carnaval, que se celebra en Ituren y Zubieta (Navarra) los lunes y martes de la última semana de Enero, tiene un origen desconocido que por los visto se remonta a unos cuantos siglos atrás.  Las gentes de las dos poblaciones mantienen en pie, año tras año,  esta peculiar y bonita tradición.

Los lugareños se visten con las típicas ropas de “joaldunak”, que viene a significar “los que llevan los cencerros”, que consta de un gorro cónico (ttutturro) adornado con cintas de colores y unas plumas de gallo en la punta, piel de oveja a modo de chaleco, una faja donde se atan fuertemente un par de cencerros (joareak) de cobre, que pesan entre 3 y 4 kilos cada uno, también enaguas, en los pies unas abarkas, pañuelo rojo al cuello y en la mano un hisopo (látigo) hecho de crin de caballo.

El lunes, los joaldunak de Zubieta recorren a pie, los 3 kilómetros que los separan de Ituren y el martes es al revés, son los joaldunak de Ituren los que irán a devolver la visita a los vecinos de Zubieta.

Es martes, estamos en Ituren, y son las 10,30 de la mañana, el pueblo aún está tranquilo, por las calles se adivinan los restos de la fiesta de ayer.  En Zubieta nos han dicho los forales que no tienen ni idea de cuando saldrán los joaldunak de Ituren, que seguramente cuando terminen de almorzar, se vistan y les apetezca ponerse en marcha…..  No hay prisa.

Hemos optado por volver a Ituren, bonita localidad situada a los pies del monte Mendaur, y esperarles.  Durante toda la mañana vemos coches, autobuses y más coches ir a Zubieta… ellos prefieren esperarles allí.  Nosotros tenemos que irnos pronto por lo que nos vamos a conformar con verles agitar al unísono, rítmica y acompasadamente sus cencerros por el pueblo antes de irse.

No se conoce a ciencia cierta el porqué de tan singular actividad.  Se cree que tal vez se deba a la superstición de ahuyentar a los malos espíritus, interrumpir los akelarres que supuestamente organzaban las brujas, proteger al ganado de las fieras que pudieran estar acechando como por ejemplo, el lobo o el oso.  Tradición que también parece ligada a la agricultura pues con el estruendo de los cencerros se pretendía despertar la energía de la madre tierra.

Los primeros joaldunak aparecen en la plaza del pueblo con un sonido que se adueña del entorno.  Acompasadamente recorren la plaza para adentrarse en las calles, una comparsa de violin y acordeón les sigue….. y las gentes que allí estábamos esperándoles con expectación vamos detrás de ellos acompañándoles en ese tradicional paseo.

Sin duda merece la pena perderse entre esos valles en esta época para disfrutar de la ilusión de los que allí moran.

Un Comentario

  1. Estupendas fotos, Joana! Txemi me acaba de decir que tenías un blog, y qué mejor forma de estrenarme en él que con este reportaje.

    Veo que te has informado perfectamente sobre todos los términos de esta fiesta, me parece perfecto. Parece que el uso de los cencerros es recurrente en muchas zonas, ya he coincidido en algunos festejos parecidos en Suiza y también en Francia, aunque en estos casos fue con unos cencerros mucho más grandes que se llevan en la cintura a modo de bandolera.

    Habéis pillado el carnaval con todos sus ingredientes, incluso con nieve en el Mendaur, qué más podéis pedir?

    Un abrazo !!
    Iñaki

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *