Canal Occidental PD+ 180 m (Gra de Fajol Petit 2565 m)

Cuando la oportunidad se presenta delante no hay que dejarla escapar.  Y así hice unos días antes de terminar 2016.  Aprovechando el viaje a Reus para ver a la familia en navidades y aprovechando también una prueba nocturna de orientación (3ª proba orientació de la lliga nocturna “Osonit”) en Manlleu (Barcelona) pensamos en subir unos cuantos kilómetros más y acercarnos hasta Vallter 2000.

Las condiciones de las canales del Gra de Fajol Petit están bastante bien, pese a la poca nieve que parece haber por esa zona.   Buscando entre mis archivos de actividades veo que la primera vez que subí por ese corredor fue en 2008.

Es un corredor fácil, ideal para iniciarse, o para gente que como yo ha dejado, acumulando polvo y telarañas, los piolets en el fondo de un armario.

Llegamos donde generalmente se aparca para ir al refugio Ulldeter.  A esas horas de la noche el viento sopla muy fuerte por lo que decidimos subir al aparcamiento superior y pasar la noche a resguardo.

Toda la noche se escuchan ráfagas de viento racheado.  Me despierto muchas veces con la incertidumbre de si podremos hacerlo o no.  Todavía recuerdo la primera vez cuando, al salir de la canal, el aire casi nos arranca de la arista haciendo el tramo de descenso muy desagradable.  Esperamos a que salga el sol y comprobar si afloja.  Así será.

No recuerdo cuanto tiempo hace que no me pongo las botas de hacer invernales ni los crampones.  Tengo dudas de si seré capaz de levantar las piernas con semejante peso a los pies.  Quizás es la adrenalina del momento o las ganas tan grandes de subir por ahí, que no me acuerdo de ese lastre hasta llegar de nuevo a la furgoneta, después de disfrutar como hacía mucho tiempo que no lo hacía de una ascensión taaaaaaaaaaaaaaaaan bonita!!!

No hay mucha nieve pero la que hay es suficiente.  Mucha nieve polvo acumulada en las laderas a sotavento.  La huella con nieve durísima que nos hace ponernos los crampones desde casi el aparcamiento.

El día despejadísimo, el cielo no podía estar más azul y el sol, hasta llegar a la arista, no sentiremos su calorcito.   Muchas cordadas en la Canal Estreta y alguna en la Occidental.  Demasiado goloso como para quedarse en casa.

El primer tramo está en mixto pero con nieve helada que da mucha confianza.  Fácil y disfrutón.

Hay una huella muy evidente que nos facilita enormemente el ascenso.  Mejor así, hace muuuuuucho que no andamos enredando en lugares como ese.  Se agradece esa confianza que ofrece.

Miro y remiro mil veces hacia arriba y hacia abajo.  Todavía no puedo creer que esté allí.

Se nos hace muy muy cortito.  Rápidamente llegamos arriba, aunque voy tortugueando todo lo que quiero y más….. no quiero que se termine.

A la salida el sol nos da de lleno.  Ya no sopla el viento así que nos iremos hacia la cima.  Otra cordada viene detrás nuestro, impresiona ver por donde hemos salido unos minutos antes.  La verdad es que es un lugar precioso que satisface enormemente pese a tener una dificultad y riesgo asumible.

Un ratito cresteando hasta llegar a la cima.  Gra de Fajol Petit (2567 m).

Y ahora sólo falta descender.  La huella nos indica por donde debemos hacerlo.  Con mucha tranquilidad vamos bajando, la pendiente es muy inclinada (40/45º) y la nieve en ese tramo es mayormente polvo por lo que resulta algo incómodo.

Una vez a bajo vemos por donde hemos ascendido hace unas horas.  Desde ahí parece que no pueda ser posible subir.  Pero como todo en esta vida:  hasta que no estás metido de lleno, no te das cuenta de la magnitud de las cosas, que a veces no es para tanto.  ¡¡Y cuántas veces esa percepción anticipada nos hace desistir en tantas ocasiones sin ni siquiera intentarlo!!

Con una sonrisa de oreja a oreja nos vamos de allí, soñando en cual será la siguiente……

 

Dificultad:  PD+  180 m  45/55º

Material imprescindible:  casco, crampones y un par de piolets.

Cuerda y demás seguros no harán falta, sólo dependerá de la soltura con que nos movamos en esos terrenos y de como esté la canal.

2 comentarios

  1. Juana dijo y no mal dijo : “”Una vez abajo vemos por donde hemos ascendido hace unas horas. Desde ahí parece que no pueda ser posible subir. Pero como todo en esta vida: hasta que no estás metido de lleno, no te das cuenta de la magnitud de las cosas, que a veces no es para tanto””

    Si te fijas, subiendo al Astxiki o al Alluitz, en el Untzillatx hay dos canales paralelos que salen de muy cerca de la cima y bajan hasta la cantera, que parecen, desde esa subida, totalmente verticales o casi totalmente verticales. Sin embargo, se pueden bajar y por tanto también subir fácilmente con la única precaución de evitar los pedruscos espesos que cubren su lecho, pasando por el borde estrecho herboso de los mismos. Es la engañosa perspectiva de la montaña, que nos hace ver a las pendientes, mucho más inclinadas , a veces de lo que realmente son. Me gustaría encontrar algún estudio serio físico-matemático explicativo del tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *