(Fotografía: Desde la Roca Corbatera en el Montsant 17/01/2010)

Avalon

Caminaba sin saber realmente por donde iba, sin percatarse de lo que tenía a su alrededor.  Una y otra vez había recorrido aquel sendero, desde que nació.  No conocía otro.  Todos le habían indicado mil direcciones posibles, ella había elegido siempre los que mejor se adaptaban a su forma de ser, pero siempre encontraba la puerta cerrada.

Esta vez era diferente, ahora ya sabía que era lo que tenía que hacer si realmente deseaba ver Avalon, la isla escondida entre las brumas.  Esta vez dentro de ella existía la certeza de que la encontraría.  Con la incertidumbre del que no sabe que ocurrirá pero con la expectación de lograr lo que anhelaba, se adentró entre la niebla hasta que la divisó……….

Aparentemente esbozó una ligera sonrisa, pero su corazón, saltaba bullicioso ante semejante hallazgo.

 

Un Comentario

  1. Todos debemos seguir la brujula interna que nos lleve a nuestra avalon…
    me ha gustado mucho tu post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *